Mi flujo de trabajo

Escribo este post porque mucha gente me suelen preguntar a menudo si mis imágenes llevan photoshop. A la hora de revelar fotografías desde la cámara, es inevitable un pequeño postprocesado de la imagen. Pese a que soy de la opinión de que una buena foto debería salir totalmente terminada de la cámara, hay ciertos detalles que la cámara no puede ajustar por limitaciones técnicas y hay que esperar a llegar al software de cuarto oscuro. Sin embargo, no soy partidario del retoque por capas tipo photoshop (de hecho ni me he molestado en aprenderlo), en los que se modifica la imagen por zonas dejando una imagen totalmente diferente a la original; sino de simplemente tratar la imagen como un todo y en el que se suele corregir, brillo, contraste, saturación, etc., sin que la toma original pierda su esencia. Mucha gente opina que una imagen que necesita photoshop no es una buena imagen. Soy de esa opinión.

Se puede argumentar que en realidad toda imagen captada con una cámara es ya de por si una versión alterada de lo que vemos, pues al fin y al cabo es una interpretación de ese instante (profundidad de campo, velocidad de obturación, etc.). Pero siempre podemos establecer unos límites, para evitar que que el espectador se haga una idea equivocada de lo que está viendo. O al menos avisar qué es lo qué es lo que se está viendo, es decir: ¿una imagen real, o una manipulación? ¿una obra fotográfica o una obra de photoshop?

Mi filosofía es la de intentar que la fotografía salga tal cual del RAW (que es cierto, no siempre lo consigo y puede ser frustrante), con los mínimos (o ningún) ajustes. Eso implica, por ejemplo, invertir un poco más en un buen fotómetro, enfocar utilizando un buen trípode (lo siento, no valen esos de 100 pavos del mediamark) con el espejo levantadito, y otras cosas que hacen que disparar una foto se convierta en algo más que ajustar tres parámetros y darle a un botón. Pero a cambio obtenemos el premio de aprender a entender más la luz y a nuestro equipo. Además, hoy en día cualquier concurso de fotografía exige el RAW de las fotografías para valorar que no sean imágenes manipuladas, sino como mucho esos pequeños ajustes de exposición, brillo, contraste…etc. Aquí tenéis un ejemplo.

Basándome en lo anterior, os voy a poner el software que utilizo en mi flujo de trabajo. Veréis que se sale bastante de lo habitual.

En su dia empecé a revelar y organizar mis fotos con Lightroom. Es el que utiliza la mayoría de la gente, y el que me enseñaron a utilizar en mi correspondiente curso de iniciación nada más adquirir mi primera réflex, hace ya dos años. La verdad es que es un buen software, pero encuentro muchas limitaciones por trabajar diariamente bajo Linux, por problemas de compatibilidad. Hay que ejecutarlo con Wine, un software que permite ejecutar programas de Windows en Linux. Pero pierde rendimiento y alguna funcionalidad. Tampoco utilizo Aperture porque no me gustan los Mac (el ordenador lo uso para otros temas además de la fotografía), aunque se que es casi tan bueno como Lightroom.

Así que empecé a investigar software bajo Linux para incorporar a mi flujo de trabajo (revelado, catalogación, visualización, etc) y mi sorpresa es que encontré programas cuya productividad, rendimiento y funcionamiento eran tan buenos como Aperture, Lightroom o Photoshop. Pero lo mejor de todo, eran gratis! A continuación enumeraré mi flujo de trabajo indicando exclusivamente los programas que he incorporado. Sin embargo, os aviso que hay muchos más, tanto de pago como libres. Eso si, como norma general no son aplicaciones aptas para vagos, pues requieren un poco de aprendizaje extra.

1. Captura de las fotos. Para esta tarea simplemente copio los ficheros al ordenador: tengo un directorio, /home/sergio/fotos/raw donde vuelco las fotografías. Dentro de éste, creo un nuevo directorio por set con la fecha en que se sacaron las imágenes y una breve descripción. Si sois usuarios avanzados de Linux, incluso podréis programaros vuestros scripts para volcar las fotos a los discos duros externos correspondientes.

2. Visualizo las fotos con F-Spot. Un visualizador de fotos que reconoce cualquier formato RAW. Lo utilizo para echar un primer vistazo a las fotos y eliminar la morralla. Sencillo y rápido. Incluso tiene alguna opción para ir ajustando alguna cosilla.

3. Revelado del RAW: aquí pondré primero el programa que he utilizado hasta hace poco, y después el que estoy comenzando a utilizar ahora:

3.1 – RawTherapee: Ya va por la versión 4. Auténticamente profesional, rapidísimo, y con todas las opciones necesarias para no envidiar en ningún aspecto a Lightroom. La pega es que tiene una interfaz un poco técnica y compleja, asi que si vienes de Lightroom o Aperture te costará hacerte un poco.

3.2 – Darktable: Esta pequeña joya todavía está en fase beta, pero es totalmente estable para trabajar, a mi no me ha dado ni un sólo problema. Tiene una apariencia muy similar a Lighroom, con lo cual es más sencillo de aprender que RawTherapee. La última versión ha puesto mucho énfasis en la velocidad de sus algoritmos y la verdad es que va muy rápido. Últimamente me está gustando más que RawTherapee. Tiene un sistema de plugins, con muchos instalados de serie, que dan a esta aplicación tantas funcionalidades (o más) como Lightroom o Aperture.

Me ha convencido sobre RawTherapee porque esta aplicación también cataloga las fotos, de forma muy parecida a Lightroom:

4. Retoque un poco más destructivo (como digo, casi no lo utilizo, salvo para meter marcas de agua a la foto): The Gimp. Este programa, equivaldría a Photoshop. Aunque en mi opinión es ya algo superior. Hasta hace poco tenía una gran limitación que lo excluía como herramienta de retoque utilizada en el ámbito profesional: Los raquíticos 8 bits por canal de color que soportaba. La versión 2.6 ya trabaja con 32 bits por canal de color, y la versión 3, que llegará próximamente, promete grandes mejoras en este y otros aspectos. Es un programa muy asentado que por lo visto se utiliza bastante en la industria del cine de animación.

5. Catalogación: Era la gran limitación de Linux. Hasta ahora utilizaba Picasa, pero actualmente utilizo Darktable. 😉

6. Otros programas:

6.1. Panorámicas: Hugin, el mejor software que conozco para crear panorámicas. Muchísimas opciones. http://hugin.sourceforge.net/
A parte, también están los correspondientes plugins para GIMP…funcionan bien. Pero Hugin es tan profesional que merece la pena.

6.2. HDR: Odio el HDR. Pero bueno, si alguien quiere probar software libre para hacer HDRs, este es el mejor que hay (aunque también hay plugins para GIMP): http://qtpfsgui.sourceforge.net/

Y ya está. Eso es todo. En cuanto a mi equipo, utilizo Intel de 8 núcleos, Ubuntu de 64 bits y 16Gb de RAM. Con un monitor Samsung Syncmaster FX2490HD calibrado para trabajar con fotografía. En este caso, es un equipo que utilizo para otros temas. De ahí que sea tan potente. Pero para todos estos programas no es necesario un gran equipo, Ubuntu consume menos recursos que Windows.

En realidad, puede parecer complejo, pero a día de hoy el tiempo que le dedico al revelado es como mucho de 1 minuto por foto (descontando el tiempo que tardo en copiar el contenido de la tarjeta en el ordenador). Si las fotos han salido como deben, un simple ajuste de balance de negros, ajuste de exposición y contraste es más que suficiente.