Navarra (3ª parte de 4) – Ascensión al Ori

El tercer día realizamos una ascensión rápida a una cumbre muy emblemática de  Navarra. Se trata del pico Ori, que con sus 2017 mts es considerado el dos mil más occidental del pirineo.

Ante todo, lo primero fué meterse en el cuerpo un desayuno apropiado para las calorías que íbamos a gastar ese día:

Es muy fácil de encontrar por dos razones: la procesión de montañeros que se dirigen todos los días a la cima y el hecho de que una vez aparcado el coche en el puerto de Larrau veremos en todo momento su pronunciada cumbre.
Es espectacular, y más o menos asequible para cualquiera. Caminamos por vegetación de praderas alpinas obteniendo impactantes vistas hacia la selva de Irati con sus inmensos hayedos. También hacia el pirineo de Huesca y Francés, con sus altas cumbres.
Hacer las fotos fue un infierno, sin posibilidad de usar trípode y con un viento huracanado.
¿No os lo creeis? Mirad:

Y aquí las fotos… 😀

Falda del pico Ori

Contraluz

Descansando a mitad de la subida del Ori

Cima del Ori

Pirineos en la parte francesa desde la cima del Ori

Navarra (2ª parte de 4) – Selva de Irati

La Selva de Irati es uno de los tesoros ecológicos más importantes que tenemos en la península. Es el segundo Hayedo más grande de Europa, sólo por detrás de la Selva Negra en Alemania. Tupidos hayedos, pastizales, abetos y frescas aguas pintan un paisaje de colores vivos que se transforma con cada nueva estación. Y como no, el otoño es la estación en que estos convierten este paisaje en una obra de arte. Su territorio prácticamente virgen llega hasta el Pirineo Oriental. En esta fotografía, podéis ver como termina justo donde empiezan las montañas pirenaicas:

Irati - Pirineos

En siglos pasados, fué un bosque muy explotado forestalmente, pero hoy en día puede apreciarse el interés de sus gentes por protegerlo, incluso del excesivo turismo que está teniendo últimamente. Su historia está repleta de evoluciones debido a los cambios climáticos y su interacción con el hombre: hace 5000 años era un bosque de coníferas, pero el clima fué dando progresivamente lugar a los robles y más tarde a las hayas; y como consecuencia de ello a asentamientos humanos de pastoreo. Le pusieron ese nombre por la palabra “Helecho”, muy abundante en esos bosques. Estas primeras civilizaciones se nutrieron de los grandes recursos de esta selva, y quedaron grandes zonas de pasto que hoy sustituyen a lo que antes era bosque. Se han construido embalses, pueblos, carreteras. Pero la Selva se mantiene en esencia como un sitio todavía salvaje y protegido de la civilización.

Hayas

Seta diminuta (macro)

Abetos en Irati

Puesto que nos habíamos perdido la célebre época de la berrea, decidimos dedicar los dias que estuvimos allí a hacer senderismo por el valle de Salazar y las inmediaciones de Ochagavía, donde de paso tuvimos el privilegio de probar el queso Roncal  😀 El exceso de turistas nos obligó a buscar rutas alternativas, y creo que fue una gran decisión. Realmente hay bellos rincones en cualquier punto del parque natural, sólo hay que ir bien preparado para orientarse.

Roncal

No puedo decir que haya hecho todas las fotos que podría, porque cuando el paisaje me parece tan increible, suelo guardar la cámara y simplemente disfrutar. Podría haber hecho fotos como para hacer un libro, y en sólo dos días. Me considero afortunado de disfrutar de esta joya, porque además creo que el exceso de turismo provocará que paulatinamente pongan más y más límites a las visitas; llegará un dia en que será complicado acceder. Este año empezaban a ser insostenibles y agobiantes las cifras de visitantes. Una pena, cuando hace pocos años recuerdo que por esta época podías andar en solitario por las mismas zonas en las que hoy tienes que esperar media hora de atasco para dejar el coche en un aparcamiento. 😦Carretera en Irati

Os recomendaría, si vais alguna vez, que no hagáis los típicos paseos y rutas facilonas que habilitan para el 90% de turistas. Si buscáis bien, podréis encontrar rincones mucho más bellos y salvajes para poder patear sin ver a otros turistas… 😀 Quizás sean más duras, haya que ir más preparado, pero el silencio y la soledad que os dará un bosque como ese es impagable.

De noche en el Valle del Roncal

Cascada del Cubo

Rio Irati

Seta

Como anécdota, os diré que nos encontramos esta cria de garduña a la que pudimos salvar. Es una especie de mamífero muy habitual en grandes hayedos y robledales, que durante mucho tiempo ha sufrido la caza ilegal por parte de furtivos que buscaban vender su piel, muy apreciada. Es un gran depredador, para el tamaño que tiene, sin embargo esta cria se quedó completamente dormida y agazapada cuando la cogimos en nuestras manos.

Cría de Marta

Aquí os dejo un video de una garduña adulta:

Navarra (1ª parte de 4) – Pirineos

Como siempre, el Puente de Todos Los Santos ofrece cada año dos posibilidades: disfrutar de unas merecidas mini-vacaciones y poder fotografiar el otoño en su mejor momento. Este año decidimos ir a Navarra, con el único objetivo de recorrer GRs, travesías de montaña, senderos y pueblos perdidos de la mano de dios. El tiempo no pintaba bien antes de salir, pero como yo sólo suelo hacer caso a esas predicciones cuando realmente considero que es peligroso (por ejemplo, en rutas de alta montaña), nos pusimos el mundo por montera y nos plantamos en una casa rural en medio de la Selva de Irati con el coche cargado de paraguas y capas para la lluvia. Pues acertamos en la decisión de ir, de pleno. El tiempo, perfecto cada uno de los días que estuvimos allí. Las fotos que os voy a poner darán buena cuenta de ello 😀

Esperándonos lo peor, nos levantamos el primer día encontrando un tiempo espectacular, así que decidimos aprovecharlo a costa de aplazar un poco el senderismo por Irati, y tiramos hacia los Pirineos (a pesar de tener que hacerle algunos kilómetros de más al coche) para hacer alguna ruta de montaña. No sin antes apretarnos uno de esos desayunos que ponen en esos pueblos; más pensados para gente que se pasa el día entero trabajando en el campo que para un tipo de ciudad como yo. Con ese desayuno, podría haber aguantado perfectamente los 4 días haciendo rutas de montaña xD

En esta ocasión decidimos buscar la cueva de Arpea, algo que no teníamos planificado pero que la señora que atendía en la casa en la que estábamos alojados nos recomendó.

Realmente Pirineos empieza justo donde termina la selva de Irati. De hecho el coche ya se queda en la misma selva, en la zona de la Fábrica de Orbaitzeta. Desde allí se coge un sendero y a tirar pa’lante, hasta Francia, si quieres. El límite lo ponen tus botas.

Conforme se va subiendo la montaña, empiezan a verse las primeras panorámicas de Navarra en otoño:

Viaje a Navarra 1-8

Pese a que el paisaje no tenía el mismo verde que en Primavera, la combinación de buen tiempo – Otoño – niebla fue inmejorable para nuestros sentidos:

Viaje a Navarra 1-9

Viaje a Navarra 1-6

Viaje a Navarra 1-5

Viaje a Navarra 1-4

Es curioso como en medio de la nada, y en zonas donde las condiciones de vida son extremas, te puedes encontrar cosas como estas: un conjunto megalítico de dólmenes y cromlechs de más de 5.000 años. Pero lo asombroso es que encontramos un montón de ellos por el camino, perfectamente conservados.

Viaje a Navarra 1-7

El megalitismo (megalito = piedra grande) es un fenómeno prehistórico propio de Europa occidental, relacionado generalmente con ritos funerarios, aunque algunas de sus manifestaciones presentan aún muchos puntos oscuros. Se tiene constancia de los dólmenes y los crómlech se utilizaron como sepulturas colectivas; sin embargo, hay muchos aspectos envueltos en el misterio: ¿En qué creencias estaban basados? ¿A quién o qué adoraban aquellas gentes? ¿Qué otro significado tenían? ¿Qué ritos se celebraban en ellos? ¿Qué finalidad tenían los menhires? Quien lo sabe…

Finalmente llegamos a la cueva de Arpea…y uf. Imaginad que vais por la montaña, doblais una curva, intentando no mataros con alguna piedra de esas traicioneras, y cuando os incorporáis para contemplar el paisaje veis algo así:

Viaje a Navarra 1-3

El interior de la cueva quizás desilusiona un poco, ya que pensamos que seria mas profunda y cosas así. Pero su gran curiosidad es la erosión que se ha desarrollado a lo largo de los años con las distintas capas que se ven en la entrada (un auténtico capricho de la Naturaleza) y que ahora es utilizada por los pastores, para resguardar el ganado ovino de la intemperie.

Una vez terminada la ruta, y con el tiempo que nos quedaba, decidimos pasar con el coche a Francia a hacer turisteo gastronómico por sus pueblos 😀

Viaje a Navarra 1-2

Viaje a Navarra 1-1

Inicio del otoño

Desde finales de Octubre los aficionados a la fotografía y al senderismo ya estamos atentos al cambio de color de los árboles de nuestros parques y jardines para buscar el dia en el que “atrapar” en su mejor momento el cambio de color en los bosques de hayas.

Para recibir el otoño, nada mejor que ir a patear un poco por un Hayedo, árbol que gusta de anunciar esta nueva época con esa gran explosión de tonos ocres. En este caso, elegimos el Hayedo de la Téjera Negra.

Este hayedo tiene la particularidad de ser uno de los más meridionales de Europa, lo que le convierte en una rareza, pues este tipo de vegetación necesita frío y sobre todo humedad, algo de lo que carecemos por estas latitudes, de ahí que su ubicación sea tan extraña, más estando tan cerca de una gran ciudad como es Madrid.

Pero tecnicismos aparte, os dejo la primera foto otoñal de este año. Habrá más las próximas semanas…   😀

Tejera Negra

Cádiz

Hablar de Cádiz es echar la vista atrás y quedarse uno con la sensación de vértigo al ver tantos y tantos siglos de Historia. No en vano, la capital de la provincia, con el mismo nombre, tiene el honor de ser la ciudad más antigua de Occidente (fundada por los fenicios) y durante mucho tiempo ha sido una de las ciudades más importantes del mundo.

No podría reunir en un post ni siquiera un resumen de su historia. Tendría que ponerme a relatar desde la prehistoria tan sólo para ensalzar las cuatro pinceladas que la convierten en uno de los mejores lugares de este mundo. Pero mi interés en ella este verano no derivó de mi afán por encontrar la auténtica tumba de Hércules, ni recorrer todas las épocas a través de sus rincones para apreciar como en cada una de ellas esta provincia fue testigo directo de grandes acontecimientos…fue mucho más mundano: la misma razón por la que Alberti la eligió en su dia para que esparcieran sus cenizas: porque representa con MAYÚSCULAS el mar, la buena gente y sobre todo las ganas de vivir. Si algún dia me retiro, espero que sea allí. 😀

Tarifa:
Tarifa

Caños de Meca:
Jaima en Caños
Atardecer en Caños

El Cabo de Trafalgar:
Faro al anochecer

Sus playas:
Caños de meca
Los reyes magos
Playa gaditana
Playa de Conil

Su arte:
Flamenco en Conil de la Frontera
Tarifa por la noche

Su gente:
Grupo callejero
La familia feliz
Bar andalú

Subir una montaña

Sé, que para una persona que se pasa casi todas las tardes de domingo tumbada en el sofá de su casa, sin hacer nada más que conectarse a internet y tragar todos los programas basura de la televisión, le resultará prácticamente imposible comprender qué se saca de subir una montaña, de sudar, cansarse e incluso poner en peligro su vida por algo que, como más de uno me ha dicho, “que absurdo es subir para luego tener que bajar”.

Subir una montaña no es sólo alimentar el ego satisfaciendo la necesidad de conquistar cimas. Es mucho más espiritual. Significa conocerse a uno mismo, vencerse, pasar por encima del dolor, el cansancio y sobre todo saborear la satisfacción de llegar a la cima fundiéndose con la montaña, la naturaleza, el viento, la soledad…la paz.

La montaña es esa alegoría de la vida en la que cada uno tiene que encontrar su propio camino, y descubrir cómo realizarlo, asumiendo sus limitaciones, compaginándolas con sus aspiraciones. En la montaña, como en la vida, no puedes esconderte detrás de nadie, porque aunque a veces tengas compañeros de viaje, no puedes echarles la culpa de tus fracasos. Eres tú y tu montaña. Eres tú desnudo ante tu camino. Y en esa soledad aprendes a hablar contigo mismo. En todo ese proceso inconsciente en el que se establecen paralelismos entre la montaña y el camino personal de cada uno, se forja el carácter, porque uno aprende a conocerse a sí mismo y es más consciente de sus limitaciones.

Excursionista

No es nada que nadie vaya a aprender por leer estas líneas. No pretendo evangelizar a nadie. En el pasado lo intenté, tal vez envenenado por mi ego, pero fue inútil y hasta salí escaldado. Cada uno tiene sus tiempos y sus objetivos vitales. Y hay gente que de forma consciente decide que su vida debe pasar por delante sin más, hasta apagarse. Ahora sólo me rodeo de gente que de verdad merece mi atención. Me lo ha enseñado la montaña. Porque con esa estrategia, subo más rápido, porque no pierdo energía en compañeros de viaje que no merecen la pena. Pero sigo creyendo firmemente que todo ser humano debería subir una gran montaña al menos una vez en su vida. Quizás muchos problemas del mundo se podrían evitar. Porque cuando consigues subir muy alto, aprecias la virtud de verlo todo en perspectiva.  Y los problemas, cuando se ponen en perspectiva, se ven de otra forma. La perspectiva me ha hecho feliz. Os relataré una vieja historia acerca de esta cuestión:

Había una vez un discípulo de un filósofo griego al que su maestro le ordeno entregar dinero durante tres años a todo aquel que le insultara. Una vez superado ese período de prueba, el maestro le dijo: “Ahora puedes ir a Atenas y aprender sabiduría”. Cuando el discípulo llegó a Atenas vio a un sabio sentado a las puertas de entrada de la ciudad que se dedicaba a insultar a todo aquel que entraba y salía. También insultó al discípulo, que se echó a reír. “¿Por qué te ríes cuando te insulto?”, le preguntó el sabio. “Porque durante tres años he tenido que pagar por esto mismo y ahora tú me lo ofreces gratuitamente”, contesto el discípulo. “Entra en la ciudad – le dijo el sabio -. Es toda tuya…”

Neblina

Impresionismo y Provenza

Empiezo a revisar fotos, después de un mes después de haber vuelto de mis vacaciones. Uno de los sitios en los que estuve fué la Provenza, región francesa que para amantes del arte es toda una oportunidad para visitar aquellos lugares que inspiraron a impresionistas como Cezanne, Renoir, Van Gogh, Gauguin… y digo inspiraron, porque además de visitar más museos que en toda tu vida de pronto te ves contemplando un paisaje, calle o edificio provenzal que es exactamente el que aparece en algún importante cuadro de estos artistas. No me equivocaría al decir que La Provenza es uno de los lugares más bellos que he conocido, y en parte es porque sus rincones han quedado grabados en mi retina desde que empecé a apreciar las obras de estos artistas en el colegio.

El Impresionismo suele atraer a los aficionados a la Fotografía. Y no es casual, porque fue la primera corriente artística en la que Fotografía y Pintura convivieron. Podría decirse que las bases de la composición fotográfica bebieron del Impresionismo y viceversa. Y eso todavía hoy es patente. De hecho, se puede contemplar cualquier obra de muchos artistas como Sorolla, que eran declarados aficionados a la fotografía, y descubrir que impregnaban sus cuadros con ese concepto equivalente de instantaneidad, como idea de captar un momento determinado, un instante fugaz, ya sea de luz, tiempo o acción.

Además, el Impresionismo, asimiló y perfeccionó todos los “defectos” de la Fotografía:

– El desenfoque (consciente o inconscientemente utilizado), derivado de la escasa definición de los objetivos y la manifiesta incapacidad para reproducir objetos en movimiento, como problemas técnicos de la Fotografía de aquellos años, va a ser el germen de la borrosidad de visión materializada por la forma difusa y fragmentada.

– El aspecto fantasmal y los paisajes urbanos deshabitados de algunos cuadros tienen gran semejanza con las fotografías que salieron de esas primeras cámaras que no pudieron captar el movimiento en su integridad, y que lo reproducían como estelas que hasta entonces el ojo humano no hubiera sido capaz de reproducir.

– La utilización de la luz. A Sorolla le llaman “El Pintor de la Luz”. Y hay que tener en cuenta que aprendió de ella trabajando en laboratorios fotográficos o de iluminador. La luz es la base de la Fotografía, pero también de la Pintura Impresionista.

– Las composiciones de muchas obras impresionistas son completamente fotográficas. Los encuadres de muchos cuadros impresionistas corresponden a picados fotográficos, fotomontajes, etc.

Y podría seguir eternamente. Los paralelismos son más que evidentes.

Volviendo a La Provenza, os pongo una fotografía que tomé en los alrededores de Aix en Provence, donde tuvimos la oportunidad de visitar los lugares que conforman la llamada “Ruta de Cezanne”. La tomé en las mismas condiciones en las que pintaba este pintor: a medio dia, con luz dura, y difuminando las formas (utilicé vaselina sobre el objetivo).

La ciudad que inspiró a Cézanne

Mini reseña de Cezanne:

“Después de haber heredado dinero de su padre, Cezanne se convierte en un pintor rico y considera su padre como un genio. Pero no se puede medir el genio con dinero y eso lo sabe bién, porque sus obras no se venden nada. Mal apreciado por el público, se retira del grupo Impresionista en 1878 y vuelve a Aix en Provence.

La primera exposición Cezanne conoce cierto exito, pero el público continua en no interesarse a sus obras, aunque antes de morir se da cuenta que sus obras comienzan a ser bien apreciadas. Después de morirse, los precios de sus pinturas aumentarán considerablemente. “La Rivière, bords de l’Oise”, “Chemin de village à; Auvers” y “Les Grandes baigneuses” son ejemplos de obras cuyos precios subieron rápidamente, convirtiéndose en unas de las grandes obras maestras de esa época.”