Rebeldes sin causa

Indignados 15-O

El sistema se hunde, nuestros políticos sólo saben decir palabras y palabras, mientras otros, sólo intentan sobrevivir. El otro día estuve en la manifestación del 15-O, y vuelvo a tener la misma sensación que en la del 15-M: muchas quejas, caminando en multitud, cada uno indignado por algo, pero la sensación de borreguismo sigue flotando en el aire. Al menos la esperanza de que la gente empieza a despertar me motiva a participar en estas cosas: o somos parte del problema o parte de la solución. Pero como digo, mientras este movimiento no defina cláramente sus ideas y las materialice en algo con lo que la mayoría nos sintamos identificados, se expone a que lleguen los oportunistas ideólogos a aprovecharse de él. Ya sea para liderarlo o para descalificarlo como algo descerebrado y  antisistema. Ya intentaron (e intentan) ambas cosas algunos partidos políticos que paradójicamente forman parte del problema…

Quien sabe, podría surgir un movimiento de indignación hacia los indignados…y que todo esto no fuera a ninguna parte.

Como toda revolución a lo largo de la historia, esta nueva revolución, cuando llegue, será muy violenta. Por un lado o por el otro. Pero alguien sacará la violencia a pasear y la pondrá en el tablero. Tenemos que aceptarlo. Aún cuando queramos seguir el ejemplo de Gandhi, tendremos que aceptar llevarnos palos. Todos lo intuimos en mayor o menor medida, así que realmente la gente se tendrá que ver muy al límite para decidirse a tomar las riedas. Al menos ahora ya no estamos sentados en el sofá de casa, es un gran avance. Puede que en breve algunos nos podamos sentir orgullosos de pertenecer a esta generación y formar parte del cambio. Si lo hacemos bien, cambiaremos radicalmente el mundo para bien. De momento, sólo sacando las pancartas a pasear un sábado, y contemplando como nuestros políticos y banqueros se descalifican a sí mismos con cada nuevo acto que realizan o palabra que pronuncian; rezando porque esta vez la gente se indigne de verdad…

Hasta hoy yo también he formado parte del problema. Creía que era mejor cambiar el sistema desde dentro, formando parte de él. Pero ya me he desengañado. No es la solución. Nos espera una época muy oscura, hasta que llegue el final del tunel. Es bueno que la gente se indigne, porque el tren se moverá un poco más rápido. Un poco de hambre viene bien para motivarse a conseguir comida.

Las paradojas están en todas partes. Los opencor hacían su agosto vendiendo máscaras de V de Vendetta a 5 euros. Alguno que otro también vendiendo bocatas y refrescos por la calle…

Sigan consumiendo. Aquí no hay nada que ver…

Detalle

Calma Chicha

Esperando que el viento
doble tus ramas

que el nivel de las aguas
llegue a tu arena

esperando que el cielo
forme tu barro

y que a tus pies la tierra
se mueve sola

pueblo
estás quieto

cómo
no sabes

cómo no sabes
todavía

que eres el viento
la marca

que eres la lluvia
el terremoto.

Calma Chicha – Benedetti

Anuncios

Un pensamiento en “Rebeldes sin causa

  1. Muy buen análisis, con el que coincido completamente.
    Cada dia este camino parece que nos lleva a donde nadie quiere ir, y ahora habrá que ver si estamos dispuestos a pagar el precio que exige el cambio.
    Espero que en un futuro nos podamos sentir orgullosos 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s