Mi experiencia con flickr(pro)

Hace poco decidí, como todo aficionado “avanzado” a la fotografía, abrirme la cuenta pro en Flickr. Uno de esos gastos que todo fotógrafo neófito debe hacer como parte de su aprendizaje, al igual que otros artículos inútiles como el fitro protector UV, el ojo de pez de 20€, o ese objetivo 70-300 barato que te permite fotografiar pájaros envueltos en bonitos halos de aberraciones cromáticas y desenfoques gausianos.

Flickr. Este pequeño submundo de internet, en el que puedes publicar en buena calidad tus fotografías para que sean compartidas con la comunidad, y de paso otros fotógrafos opinen sobre ellas. Pero hoy no hablaré de las bondades de la nueva red social y del conocimiento basado en compartir información entre usuarios… eso es una opinión que casi todo el mundo comparte en mayor o menor medida.

Me interesa más el tema de flickr como fábrica de egos, y sobre todo de un especimen muy abundante en esto de internet: el ignorante atrevido. En adelante llamaré a este especimen, pepit@.

Alguien me dijo una vez una frase, relacionada con el mundo laboral, pero perfectamente aplicable a la vida diaria: “Sólo hay algo peor que un tonto, y eso es un tonto motivado”. Esta frase define perfectamente al tipo de individuo que a veces obtiene inmerecida fama en las redes sociales. Obviamente Flickr no es ajeno a esto.

Por otra parte, el ignorante atrevido no tiene por qué ser tonto, sólo ignorante, o podemos decir en un estado de transitoria tontería basada en la ignorancia. Todos hemos pasado por ese estado, es decir, hemos sido pepit@s en algún momento de nuestra vida. Hay gente que se queda permanentemente instalada en ese estado, otros progresan hacia niveles de conciencia superiores…depende ya del tipo de persona, la humildad, la inteligencia, etc. Generalmente, si pepit@ no cambia rápido a otro estado superior, corre el riesgo de involucionar hacia un tonto motivado permanente. Imaginaos alguien así, con el poder de las redes sociales en sus manos, pretendiendo ser el gobernante de un pais. Da miedo ¿no? xD

El problema que veo a las redes sociales en general (sobre todo a las que se especializan en ciertas materias), es que se da la misma tribuna al verdaderamente experto y al mediocre. Y de cara a la galería, suele contar más el que mejor sabe venderse, no el que tiene más talento. Es cierto, que quizás esto ocurre también en la vida real, pero en internet es mucho más fácil tapar defectos…al fin y al cabo del teclado a la pantalla sólo pasa la información que el usuario filtra. Por eso, moverse en internet hoy en día requiere un doble trabajo: ser capaz de encontrar la información, y ser capaz de valorarla. Los buscadores nos ayudaron a encontrarla. Pero valorarla depende exclusivamente de nosotros mismos.

Flickr no es ajeno a esta problemática. Y esto que escribo no es una crítica a la aplicación -que funciona de forma bastante impecable- sino a la naturaleza humana que hay detrás del “mundo social” que se crea en esa nube…

Analicemos el funcionamiento de flickr:

Lo primero que uno nota cuando empieza a subir fotos a flickr, es que nadie le comenta. Para alguien con un pequeño problema de ego, puede ser un inconveniente, pues empieza subiendo sus fotos creyendo que son las mejores del mundo, que va a dar la vuelta a todas las estructuras sociales del mundo flickr con su novedoso y hasta ahora oculto talento compositivo, y se encuentra con que no interesan a nadie. De pronto empieza a navegar por las fotos de otros, y a preguntarse por qué tienen miles y miles de comentarios mientras que las suyas quedan destinadas al ostracismo. Aquí sucederán varias cosas:

1. Errores de apreciación y falta de autocrítica: uno tiende a ver fotos buenas de otros como si no fueran complicadas. Muchas veces, las fotos buenas tienen una aparente sencillez de puesta en escena. Eso hace que las valoremos incorrectamente, y creamos que cualquiera las puede hacer. Y claro, también hace que pepit@ crea que sus fotos no están tan mal. Este error de apreciación se hace muy evidente cuando a pepit@ se le encarga un reportaje de boda o de algún evento, y tiene que dar la talla de verdad…pero se acaba descolgando con un montón de mediocridad fruto de su incompetencia y/o inexperiencia. Ese momento de entrega de fotos tiene que pasarse con mucha vergüenza, seguramente. Espero no tener que vivirlo. Aquí el remate viene ya cuando esos trabajos los intentan arreglar con extraños retoques de photoshop, o el que es probablemente el recurso que más odio (desde mi opinión personal): el HDR. Un dia escribiré largo y tendido sobre esto del HDR. Hordas y hordas de fotógrafos inexpertos haciendo fotos absurdas y esperando que con la mezcla adecuada les salga del caldero el próximo premio Reina Sofía de Fotografía (y simplemente fotografiando un pato al lado de un parque de Getafe).

2. Las opiniones en flickr casi nunca son sinceras. Así de dura es la realidad. Tu foto de las vacaciones de tus niños no son un “Nice shot” por mucho que te lo diga ese señor de Escocia. Y si un fotógrafo desconocido alaba una foto tuya, tú no vas a contestarle con una crítica. Eso como mucho se lo dedicas a un amigo, y de mucha confianza. No todo el mundo encaja bien las críticas. Generalmente los comentarios de flickr son peloteos y alagos entre fotógrafos interesados en aumentar su popularidad. Y además existe una ley no escrita, o una especie de norma de cortesía, según la cual si tú comentas en la foto de alguien éste te tendrá que devolver el alago sobre una foto tuya.

3. Los grupos de flickr: un socorrido camino para ganar popularidad a través del número de comentarios. De hecho muchos grupos están concebidos única y exclusivamente para aumentar el número de comentarios de tus fotos. Grupos como “La estrellita azul (cuelga una foto y comenta las 5 anteriores)”, aseguran que cuelgues lo que cuelgues en ese grupo (pueden ser perfectamente las bragas de tu abuela en el tendedero) obtengas ese preciado premio para el ego en forma de comentarios con gifs animados sacados de las épocas oscuras de internet. La vuelta de rosca a este modelo está en esos grupos que además de obligarte a comentar, te obligan a puntuar. Casi nadie puntúa mal en esos grupos, con lo que el ego de pepit@ está destinado a crecer y crecer sin control como la burbuja inmobiliaria japonesa. Comentarios y buenas puntuaciones, aseguran el paraíso a un pepit@.

Pero también hay otras cosas interesantes, como grupos especializados con foros de opinión, concursos, quedadas, etc. No todo es negativo en flickr, reconozco que me he enganchado a esta aplicación a pesar de sus agujeros oscuros· Pero acepto que yo también pasé por esa época pepitera de comentar como si no hubiera un mañana, y promocionar mis fotos ahí esperando mi reconocimiento en forma de número de comentarios. La felicidad, como en la vida, no llega cuando consigues tu objetivo, sino cuando consigues aprender algo de la experiencia. En este caso, la felicidad vino cuando dejé de intentar promocionar mis fotos entre tanto aficionado desconocido esperando dios sabe qué.

Como epílogo para este artículo, os voy a enlazar la foto que más favoritos tiene en Flickr. Es una buena foto, el debate estaría en si realmente la consideráis la mejor foto de todo flickr:

When Waves Collide

¿qué opinais? ;-D

Anuncios

10 pensamientos en “Mi experiencia con flickr(pro)

  1. Buen artículo colega. Totalmente de acuerdo con lo que dices. Debería haber más criterios fotográficos a la hora de comentar una foto, y en este sentido hay sitios mejores, como fotonatura.org.

  2. REMAKE DE CFM: Pues permitidme que desde mi punto de vista de fotografo mediocre y escritor aun peor, difiera; internet y las redes, las camaras digitales y el photoshop… Todos esos elementos permiten que miles de personas expresen con menor o mayor acierto sus inquietudes, su creatividad y se comuniquen… ¿Quién decide lo que es mediocre y lo que no?… Para gustos los colores… Y los entendidos en cada tema que se dediquen a criticar, que el club de los mediocres seguirá expandiendose… Cada uno que se busque sus castañas y su LIBERTAD, tanto para exponer, publicar o lo que sea… En eso reside la genialidad de la RED, en que anula la mediocridad y la transforma en un mundo sin estereotipos, sin reglas y de acceso igual para todos, sea cual sea tu condición social, cultural, el dinero que te gastes en ello o las amistades que tengas… Al final siempre hay gente que destaca de la media, pero eso no lo decide ni un blog, ni una pagina, ni nada de eso; sino LOS MEDIOCRES esos que tanto se critica, que tienen los cojones suficientes para reconocer el merito y la genialidad, y no se cierran en un ANTIGUO REGIMEN evocando épocas pasadas.

    A mi nadie me tiene que educar, ni enseñar a distinguir algo que es realmente bueno, aporte o no, o malo, o feo… creo que eso reside en la capacidad de cada uno y en la libertad de escoger, criticar y elegir… Y a quien no le guste, pues que no mire… ¿Especialización?. eso esta muy bien, pero creo que en el mundo de las profesiones y de cara a ganarse un trabajo, algo que te de de comer; mientras no haya dinero de por medio, que viva la MEDIOCRIDAD. creo que todos somos inteligentes para acudir al que creemos mejor profesional en todos los ambitos de la vida… Y eso no te lo enseña nadie… ¿no?.

  3. Lo dicho, yo no soy nadie para distinguir lo que es bueno y es malo. Es cierto que hay unas técnicas, unas normas, y estas se deberían conocer para luego romperlas. Aun asi no creo que el fotógrafo mediocre sea aquel que no se ajusta a esas normas o las desconoce. Llamo fotógrafo mediocre a aquel cuya obra no gusta a nadie. Y lo que trato de defender en este artículo es que hay muchos “fotógrafos” cuyo trabajo no gusta especialmente a nadie, pero que han sabido destacar por su gran labor de autopromoción en redes sociales. Aun asi, en esto de la fotografía cabemos todos, cuantos más, mejor. Somos las personas las que engrandecemos este arte, y es este arte el que nos engrandece a nosotros. 😉 Pero me gustaría que la filosofía de flickr promoviera que fueran las foto verdaderamente buenas (o más bien las que gustan a la mayoría) las que destacasen sobre otras que no gustan a casi nadie. Nada más 😉

  4. En algunas cosas de acuerdo y en otras no.
    En Flickr hay de todo. Gente con criterio, buenos fotógrafos, aficionados con buen trabajo y gente que sube las fotos de sus niños.

    Sobre los comentarios, sí es cierto que yo suelo comentar positivamente las fotos, aunque no me parezcan gran cosas, mas que nada por no desanimar a los que empiezan.

    Flickr tiene más vidilla si propones un grupo y un reto. Yo me apunto a alguno, como el de la familia fotera, y sirve para presentar una foto de un tema común, y luego subimos cada uno nuestra propia visión. Entre esas fotos se encuentran algunas con gran creatividad. Solo por eso merece la pena. Finalmente de esos grupos salen Photowalks y kedadas donde conocer gente con tu misma afición.

    El HDR, como cualquier tratamiento, puede ser utilizado en ciertos momentos, pero no creo necesario abusar de él.

  5. Dios Sergio, me doy cuenta de que…soy un pepit@, no me había dado cuenta hasta ahora después de leer tu articulo,espero encontrar cura pronto!! porque tiene cura ¿no? Saludos Maestro Perea.

  6. Pingback: Una simple anécdota | la vida en fotos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s