Lo que quedó

Madurar es quedarse en casa escuchando como fuera el viento sopla fuertemente; mientras el mar borra todo lo que creiste ser un dia. Comprender que nada fue como te imaginaste, que los mejores momentos surgían de esa efímera calma tras la batalla por lo que querías ser y no por lo que eras realmente. El mar es esa metáfora vital de lo que avanzas en tu camino; su movimiento refleja como dejaste atrás lo que te hace daño y te recrea un rato con lo único que queda ya: el presente; las olas son como las horas, el viento es lo que pasa entre esas horas…y fruto de ese baile, sólo quedará, la nada. Como siempre.

Lo que quedó

Anuncios

2 pensamientos en “Lo que quedó

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s