Recomendación fotográfica: Andreas Gursky

Este ha sido desde hace tiempo uno de mis fotógrafos preferidos. Como buen alemán, su aséptica mirada y gran capacidad compositiva queda plasmada sobre todo en fotografías de arquitectura donde impera el orden, el minimalismo y una enfermiza perfección. Sus fotos plasman la carencia total de emoción hasta el punto de plasmar con ellas una cierta crítica a este mundo excesivamente globalizado, alienado y gobernado por tecnócratas que ahora tenemos la desgracia de sufrir. Es curioso como se puede conmover con ausencia total de emociones.



Recientemente ha sido noticia, porque ha tenido el dudoso honor de ser el creador de la foto más cara del mundo. Esta fotografía, tomada en el río Rin, se ha vendido por 3,2 millones de euros. 3,2 millones de euros por una fotografía impresa en un bastidor de plexiglás, ese material con el que hoy fabrican los coches. 3,2 millones de euros por una foto retocada digitalmente, tal como reconoce el autor. Pese a que a mi la foto me conmueve exactamente igual que otras fotos anteriores, y considero que es una obra 100% Andreas Gursky, entiendo la estupefacción de mucha gente ante esta valoración.

La fotogafía es perfectamente un icono del autor, que en esta ocasión da una vuelta de tuerca a la hora de conservar su estilo retratando esta vez un paisaje aparentemente natural (y no arquitectónico como nos tiene acostumbrados). La frialdad, el orden y la composición perfecta sigue siendo una constante.

Pero decidir si la pasión que tienen las galerías de arte por este fotógrafo es auténtica o una simple moda, lo decidirá la historia. De momento, el tipo debe tener ya tiene la vida resuelta  😀

Navarra (3ª parte de 4) – Ascensión al Ori

El tercer día realizamos una ascensión rápida a una cumbre muy emblemática de  Navarra. Se trata del pico Ori, que con sus 2017 mts es considerado el dos mil más occidental del pirineo.

Ante todo, lo primero fué meterse en el cuerpo un desayuno apropiado para las calorías que íbamos a gastar ese día:

Es muy fácil de encontrar por dos razones: la procesión de montañeros que se dirigen todos los días a la cima y el hecho de que una vez aparcado el coche en el puerto de Larrau veremos en todo momento su pronunciada cumbre.
Es espectacular, y más o menos asequible para cualquiera. Caminamos por vegetación de praderas alpinas obteniendo impactantes vistas hacia la selva de Irati con sus inmensos hayedos. También hacia el pirineo de Huesca y Francés, con sus altas cumbres.
Hacer las fotos fue un infierno, sin posibilidad de usar trípode y con un viento huracanado.
¿No os lo creeis? Mirad:

Y aquí las fotos… 😀

Falda del pico Ori

Contraluz

Descansando a mitad de la subida del Ori

Cima del Ori

Pirineos en la parte francesa desde la cima del Ori

Encontrar tu camino

Esta semana he estado viendo una de esas películas que te marcan y te revuelven incluso durante días. Se trata de “Melancolía” de Lars Von Trier. A parte de hacerme emocionarme con su impecable fotografía, su música de Wagner y de reconciliarme con un director que genera en mí sentimientos encontrados, me parece que es una película tremendamente provocadora para todas aquellas personas que nos consideramos optimistas y que creemos que la vida tiene un cierto sentido.

Tranquilos, no contaré el final, ni nada. Simplemente os pondré en antecedentes dando un par de pinceladas acerca de la película: se trata de una reflexión acerca del sentido de la vida y la muerte desde el punto de vista de dos hermanas: Justine, una mujer que sobrevive como puede mientras sufre una profunda depresión y Claire, mentalmente sana y que simplemente disfruta de la vida sin plantearse demasiado el por qué, mientras construye la familia perfecta e intenta ayudar a su hermana. Como transfondo de toda esta historieta sacada de un culebrón de antena3, no podría haber un escenario mejor: un planeta llamado Melancolía, que surge desde detrás del sol, y que se dirige hacia la Tierra poniendo fecha y hora al fin de toda la existencia. Y en medio de todo este sinsentido, Lars Von Trier es capaz de plasmar con absoluta perfección la evolución de estas dos personalidades frente a la muerte, representada en este caso por el planeta, para regalarnos una profundísima reflexión acerca de qué es el mundo y que conexión tiene con la vida.

La película es muy provocadora, no me siento en absoluto identificado con su mensaje pesimista, pero no pude evitar que me revolviera. Y el motivo es que me he dado cuenta de que he conocido gente como Justine. Gente que incluso en un tiempo fue importante para mí, pero que desapareció de mi vida y de la de otras personas, simplemente por no saber evitar que la comida les supiera a ceniza. Por sentirse solas cuando estaban tremendamente acompañadas. O por no querer cambiar su infelicidad por pereza, miedo o indecisión.

A menudo me hago muchas preguntas acerca del sentido de la vida, supongo que como todo el mundo. Realmente reconozco no haberlo encontrado (o si, pero no podría relatarlo en el limitado espacio de un blog), pero si que he ido descubriendo algunas pistas, a veces materializadas en forma de “qué NO es la vida”:

Para mí la vida no es algo estático, eso seguro. No hay más que ver, como existen millones de casos de personas que nacen en un entorno enfocado a un fin concreto, y eso provoca que ellas mismas se enfoquen sin remedio a ese mismo fin, sin plantearse si eso es o no su expresión, como simples robots. Eso me hizo plantearme: ¿por qué hay tanta gente que desperdicia su vida?

El motivo lo empecé a descubrir cuando empecé a leer sobre el fenómeno de la mente. Por mi carrera y especialización, en el pasado bebí de las ideas científicas de los padres de la Inteligencia Artificial, y leyendo varios libros de Marvin Minsky fuí construyéndome esa percepción de que la mente es una máquina con millones de piezas cumpliendo una función conjunta, al igual que un individuo representa un papel en la sociedad.

Pero para mi esto no era suficiente, porque no me daba muchas respuestas, y empecé a leer otros enfoques, más orientados a la psicología. Tras leer a Freud, Skinner, James, me di cuenta de que había formas más rápidas y precisas de conocer el funcionamiento de una mente, que el hecho de desmontarla como una máquina y analizarla pieza por pieza (algo más bien imposible hoy en dia).

Siguió sin ser suficiente, y empecé con los libros de filosofía, primero occidental, después oriental (aquí tuve que dar un salto importante en mis ideas, porque los occidentales no estamos programados para entenderla), llegando incluso a empaparme de esa literatura barata americana de autoayuda que venden ahora los americanos. Evidentemente he tenido que bucear entre mucha basura para encontrar alguna que otra perla, pero ha merecido la pena.

Y tras buscar y buscar…llego hasta donde estoy hoy. Quizás por mi impotencia para llegar a una meta, o quizás por haber experimentado mis mayores éxitos en ese enfoque, llegué a la conclusión de que la verdad está en andar el camino. El ejercicio de buscar algo no implica necesariamente que ese algo vaya a aparecer en la meta, sino que nos vamos encontrando pedacitos a lo largo de nuestro sendero. La vida es ese camino y el ejercicio de construir algo con las piezas que vas encontrando. Y debemos recorrerlo solos. Pero a veces los demás forman parte de esos pedacitos que tenemos que ir compilando para construir o encontrar el sentido de lo que somos. Alguien los puso ahí, y no de forma casual.

Aquí es donde entran los dos principales tipos de personas que he podido conocer: los que recogen los pedacitos, y los utilizan, y los que simplemente se dedican a andar esperando encontrar esa meta en la que le entreguen ese trofeo tan ansiado en forma de felicidad. Y creo firmemente que los del segundo grupo acaban su vida tremendamente frustrados, mientras que los primeros mueren aceptando lo que han vivido e incluso con una sonrisa en la boca. Los primeros disfrutan del camino, los segundos simplemente recorren el camino que les lleva a la muerte. Son por tanto, Muertos Vivientes.

Considero que hay una serie de síntomas que denotan que una persona es un muerto viviente. Generalmente se reduce a dar más importancia a su propio ego que a aceptar su lugar en el mundo y simplemente disfrutarlo. La exaltación del ego, es en mi opinión, la negación de la vida. Y posiblemente el motivo por el que los despachos de los psicoanalistas están hasta arriba.

Os pongo los que yo considero que son síntomas de ser un muerto viviente. Se basan en mi experiencia, asi que puedo estar equivocado. Que más da, es mi blog y pongo lo que quiero. Ojo: todos sufrimos alguno de vez en cuando, si lo reconocemos: actuemos. Aprendamos a vivir.

SÍNTOMAS DE QUE ME ESTOY EMPEZANDO A COMPORTAR COMO UN MUERTO VIVIENTE:
 - Me quejo a menudo de que la vida no me trata bien y que es injusta conmigo.
 - Critico a la gente que no entiende mi punto de vista. Yo soy el ser más inteligente del universo. Los demás no me entienden.
 - La gente se enfada conmigo porque soy valiente y sabi@. Digo las cosas porque soy una persona sincera y transparente; si a los demás les molesta, es que no aceptan la verdad.
 - No empatizo con los demás.
 - Empatizo con los demás porque soy buena persona, pero no tengo por qué entenderles, que cada palo aguante su vela.
 - Mi pareja me trata mal. La prueba es que no soy feliz.
 - No soy lo que quiero en la vida.
 - No quiero saltar al vacío, tengo mucho que perder y se me podría romper la bolsa con todo lo recogido...
 - Hablo a menudo del pasado, pero poco del presente. Me divierte hablar del pasado, me evade.
 - Soy buena persona, y por tanto me merezco que la vida me trate bien (esto es algo así como si te crees que por ser vegetariano no te va a atacar un león andando por África).
 - Vivir es aprender a sufrir.
 - Me cansa la vida.
 - No me gusta lo que me enseña la vida.

Señoras y señores, aprendan a no perpetuar aquello que no les gusta, y recuperen lo que les hace tener sentido  ;D

Esperando una respuesta

Navarra (2ª parte de 4) – Selva de Irati

La Selva de Irati es uno de los tesoros ecológicos más importantes que tenemos en la península. Es el segundo Hayedo más grande de Europa, sólo por detrás de la Selva Negra en Alemania. Tupidos hayedos, pastizales, abetos y frescas aguas pintan un paisaje de colores vivos que se transforma con cada nueva estación. Y como no, el otoño es la estación en que estos convierten este paisaje en una obra de arte. Su territorio prácticamente virgen llega hasta el Pirineo Oriental. En esta fotografía, podéis ver como termina justo donde empiezan las montañas pirenaicas:

Irati - Pirineos

En siglos pasados, fué un bosque muy explotado forestalmente, pero hoy en día puede apreciarse el interés de sus gentes por protegerlo, incluso del excesivo turismo que está teniendo últimamente. Su historia está repleta de evoluciones debido a los cambios climáticos y su interacción con el hombre: hace 5000 años era un bosque de coníferas, pero el clima fué dando progresivamente lugar a los robles y más tarde a las hayas; y como consecuencia de ello a asentamientos humanos de pastoreo. Le pusieron ese nombre por la palabra “Helecho”, muy abundante en esos bosques. Estas primeras civilizaciones se nutrieron de los grandes recursos de esta selva, y quedaron grandes zonas de pasto que hoy sustituyen a lo que antes era bosque. Se han construido embalses, pueblos, carreteras. Pero la Selva se mantiene en esencia como un sitio todavía salvaje y protegido de la civilización.

Hayas

Seta diminuta (macro)

Abetos en Irati

Puesto que nos habíamos perdido la célebre época de la berrea, decidimos dedicar los dias que estuvimos allí a hacer senderismo por el valle de Salazar y las inmediaciones de Ochagavía, donde de paso tuvimos el privilegio de probar el queso Roncal  😀 El exceso de turistas nos obligó a buscar rutas alternativas, y creo que fue una gran decisión. Realmente hay bellos rincones en cualquier punto del parque natural, sólo hay que ir bien preparado para orientarse.

Roncal

No puedo decir que haya hecho todas las fotos que podría, porque cuando el paisaje me parece tan increible, suelo guardar la cámara y simplemente disfrutar. Podría haber hecho fotos como para hacer un libro, y en sólo dos días. Me considero afortunado de disfrutar de esta joya, porque además creo que el exceso de turismo provocará que paulatinamente pongan más y más límites a las visitas; llegará un dia en que será complicado acceder. Este año empezaban a ser insostenibles y agobiantes las cifras de visitantes. Una pena, cuando hace pocos años recuerdo que por esta época podías andar en solitario por las mismas zonas en las que hoy tienes que esperar media hora de atasco para dejar el coche en un aparcamiento. 😦Carretera en Irati

Os recomendaría, si vais alguna vez, que no hagáis los típicos paseos y rutas facilonas que habilitan para el 90% de turistas. Si buscáis bien, podréis encontrar rincones mucho más bellos y salvajes para poder patear sin ver a otros turistas… 😀 Quizás sean más duras, haya que ir más preparado, pero el silencio y la soledad que os dará un bosque como ese es impagable.

De noche en el Valle del Roncal

Cascada del Cubo

Rio Irati

Seta

Como anécdota, os diré que nos encontramos esta cria de garduña a la que pudimos salvar. Es una especie de mamífero muy habitual en grandes hayedos y robledales, que durante mucho tiempo ha sufrido la caza ilegal por parte de furtivos que buscaban vender su piel, muy apreciada. Es un gran depredador, para el tamaño que tiene, sin embargo esta cria se quedó completamente dormida y agazapada cuando la cogimos en nuestras manos.

Cría de Marta

Aquí os dejo un video de una garduña adulta:

Navarra (1ª parte de 4) – Pirineos

Como siempre, el Puente de Todos Los Santos ofrece cada año dos posibilidades: disfrutar de unas merecidas mini-vacaciones y poder fotografiar el otoño en su mejor momento. Este año decidimos ir a Navarra, con el único objetivo de recorrer GRs, travesías de montaña, senderos y pueblos perdidos de la mano de dios. El tiempo no pintaba bien antes de salir, pero como yo sólo suelo hacer caso a esas predicciones cuando realmente considero que es peligroso (por ejemplo, en rutas de alta montaña), nos pusimos el mundo por montera y nos plantamos en una casa rural en medio de la Selva de Irati con el coche cargado de paraguas y capas para la lluvia. Pues acertamos en la decisión de ir, de pleno. El tiempo, perfecto cada uno de los días que estuvimos allí. Las fotos que os voy a poner darán buena cuenta de ello 😀

Esperándonos lo peor, nos levantamos el primer día encontrando un tiempo espectacular, así que decidimos aprovecharlo a costa de aplazar un poco el senderismo por Irati, y tiramos hacia los Pirineos (a pesar de tener que hacerle algunos kilómetros de más al coche) para hacer alguna ruta de montaña. No sin antes apretarnos uno de esos desayunos que ponen en esos pueblos; más pensados para gente que se pasa el día entero trabajando en el campo que para un tipo de ciudad como yo. Con ese desayuno, podría haber aguantado perfectamente los 4 días haciendo rutas de montaña xD

En esta ocasión decidimos buscar la cueva de Arpea, algo que no teníamos planificado pero que la señora que atendía en la casa en la que estábamos alojados nos recomendó.

Realmente Pirineos empieza justo donde termina la selva de Irati. De hecho el coche ya se queda en la misma selva, en la zona de la Fábrica de Orbaitzeta. Desde allí se coge un sendero y a tirar pa’lante, hasta Francia, si quieres. El límite lo ponen tus botas.

Conforme se va subiendo la montaña, empiezan a verse las primeras panorámicas de Navarra en otoño:

Viaje a Navarra 1-8

Pese a que el paisaje no tenía el mismo verde que en Primavera, la combinación de buen tiempo – Otoño – niebla fue inmejorable para nuestros sentidos:

Viaje a Navarra 1-9

Viaje a Navarra 1-6

Viaje a Navarra 1-5

Viaje a Navarra 1-4

Es curioso como en medio de la nada, y en zonas donde las condiciones de vida son extremas, te puedes encontrar cosas como estas: un conjunto megalítico de dólmenes y cromlechs de más de 5.000 años. Pero lo asombroso es que encontramos un montón de ellos por el camino, perfectamente conservados.

Viaje a Navarra 1-7

El megalitismo (megalito = piedra grande) es un fenómeno prehistórico propio de Europa occidental, relacionado generalmente con ritos funerarios, aunque algunas de sus manifestaciones presentan aún muchos puntos oscuros. Se tiene constancia de los dólmenes y los crómlech se utilizaron como sepulturas colectivas; sin embargo, hay muchos aspectos envueltos en el misterio: ¿En qué creencias estaban basados? ¿A quién o qué adoraban aquellas gentes? ¿Qué otro significado tenían? ¿Qué ritos se celebraban en ellos? ¿Qué finalidad tenían los menhires? Quien lo sabe…

Finalmente llegamos a la cueva de Arpea…y uf. Imaginad que vais por la montaña, doblais una curva, intentando no mataros con alguna piedra de esas traicioneras, y cuando os incorporáis para contemplar el paisaje veis algo así:

Viaje a Navarra 1-3

El interior de la cueva quizás desilusiona un poco, ya que pensamos que seria mas profunda y cosas así. Pero su gran curiosidad es la erosión que se ha desarrollado a lo largo de los años con las distintas capas que se ven en la entrada (un auténtico capricho de la Naturaleza) y que ahora es utilizada por los pastores, para resguardar el ganado ovino de la intemperie.

Una vez terminada la ruta, y con el tiempo que nos quedaba, decidimos pasar con el coche a Francia a hacer turisteo gastronómico por sus pueblos 😀

Viaje a Navarra 1-2

Viaje a Navarra 1-1

La Ruta de los Castillos Cátaros

Comunmente se conoce como “La Ruta de los Castillos Cátaros” como un itinerario de pueblos y fortalezas en el sur de Francia que en su momento acogieron a los pueblos cátaros. Si pudiéramos hablar de un “País Cátaro”, probablemente la capital sería Carcassonne:

Carcassonne

Este viaje, además de enseñarme un lado del país vecino desconocido para mí (y que rompió con todos los estereotipos que los españoles tenemos de los franceses), me hizo interesarme por la curiosa historia de este pueblo cátaro, que fué literalmente eliminado por el rey de Francia, debido a la presión ejercida por el Papa. Os la resumiré, y si os interesa, podréis buscar miles de libros sobre el tema para profundizar. 😀

El catarismo fue un movimiento religioso cristiano nacido durante la Edad Media, influenciado por las antiguas creencias paganas orientales, cuya principal doctrina contenía dos principios fundamentales y contrapuestos, el Bien y el Mal, que representaban respectivamente: el Bien, la parte espiritual del hombre; contra el Mal, representado por el diablo en todo lo material, que se consideraba impuro. Es por tanto un movimiento cristiano que huye de lo material para buscar la realización espiritual.

Los cátaros consideraban que la Iglesia de Roma estaba desorientada y había perdido la esencia del cristianismo. Defendían una vida basada en la sencillez, la pobreza y el humanismo. Vivían al estilo de los primeros cristianos: ayudando al prójimo; buscando la realización a través del trabajo (preferentemente artesano o cualquier otro que se realizara con las manos), el cual se esmeraban en hacerlo a la perfección; rechazaban la Biblia por su doctrina y sus relatos violentos; rechazaban cualquier forma de violencia y al contrario que el resto de Europa defendían la liberación de la mujer (incluso en el terreno sexual) siempre que siguiera las doctrinas cátaras: creían que todos cuando morímos nos convertimos en seres asexuados, y por tanto el sexo que alguien tenía en vida no era importante. Por tanto, las mujeres tenían prácticamente los mismos derechos que el hombre, incluso en el sacerdocio.

Los cátaros, tuvieron una gran influencia tanto para el pueblo llano, como para la burguesía y los grandes señores, que veían en ellos un camino para oponerse a la Iglesia de Roma, hipócritamente dogmática, y que no aceptaba otra cosa mas que estar dentro de ella, o contra ella. Además los cátaros denostaban a los católicos por la forma en que se relajaron de las buenas costumbres.

De esta forma, la doctrina cátara fue dominando gran parte del sur de Francia de forma pacífica, extendiéndose como una mancha de aceite, hasta el punto de que la Iglesia comenzó a ver en ellos un gran peligro para su influencia. Los Cátaros no eran guerreros y rechazaban la violencia, pero eso no impidió que tomaran precauciones contra sus enemigos. Como testimonio, tenemos muchas de las fortalezas que hoy se conservan:

Ruta cátaros (2)

Ruta cátaros (4)

Ruta cátaros (1)

Todo esto impulsó al Papa Inocencio III a fundar la Inquisición, que se ocupó de ejercer represión hacia lo que consideró una herejía, quemando en la hoguera a miles de Cátaros y ejerciendo presión militar hacia todos sus pueblos y fortalezas. Esta Inquisición puso la guinda a la destrucción de todo el pueblo cátaro tras echar a la hoguera a los últimos centenares que quedaron tras la batalla de Muret a manos de Simón de Montfort (cuya crueldad y eficiencia militar daría para un libro).

Como veis, una historia digna de ser llevada al cine ;-D

Toda esta ruta, especialmente Languedoc, es muy propensa a misterios y leyendas. Si bien sólo es necesario pasear por sus calles, paisajes y fortalezas para impregnarse de ellas  ;-D

Carcassonne

Ruta cátaros (3)

Carcassonne

Carcassonne